winetop_sm.jpg

HISTORIA DE CASA BALOYÁN


En Casa Baloyán, estamos sumamente orgullosos de ser una empresa familiar.

El Sr. Erik Baloyán, nuestro fundador, arribó al Valle de Guadalupe en el año de 2003 después de una larga búsqueda de las tierras ideales y más nobles para la formación y cultivo de la vid.

Tras de ocho años de arduo y tenaz trabajo, Casa Baloyán contaba ya con su Presidente, el Sr. Baloyán, su enólogo Chris Corley, y su directora de venta de productos, Estela Esquivel.

Actualmente, Casa Baloyán cuenta con la capacidad para producir entre 8.000 a 10.000 cajas de vino al año, entre las que podemos encontrar las siguientes: Reserva Casa Baloyán, Cabernet Sauvignon Selección Especial Don Sirak, Vino Tres Tintos, Malbec, Pinot Noir Duque de Lara, Merlot, Chardonnay y Muscat.

Los viñedos de Casa Baloyán, ubicados en el Valle de Guadalupe, cuentan con siete parcelas en las que se cultivan, además de las seis diferentes variedades de Cabernet Sauvignon con las que trabajamos, también cultivamos Malbec, Merlot, Syrah, Petit Verdot, Pinot Noir, Cabernet Franc, Chardonnay y Muscat.

Y fue precisamente durante el mismo año 2003 que nuestro fundador se entregó a la tarea de procurar el sitio idóneo para el cultivo y desarrollo de la vid; de inmediato se percató que los mejores vinos que se producían en México tenían una procedencia un tanto conocida para el Sr. Baloyán: el espléndido Valle de Guadalupe.

Al principio el interés de nuestro fundador se centró en los vinos estilo bordolés, decidiéndose por explorar el potencial del Chardonnay y del Pinot Noir. En vista de la complejidad que éstos últimos exhibían en términos de su vinificación, el Sr. Baloyán se abocó a la búsqueda de tierras que presentaran las temperaturas lo suficientemente frías como para abrigar el desarrollo de sus productos.

 

Y fue hacia el año 2006 que nuestro experimentado enólogo, el Sr. Chris Corley, puso en marcha sus minuciosos trabajos de supervisión de la cosecha y la molienda propiedad de Casa Baloyán.

Nuestra filosofía de trabajo se enaltece cada vez que nos entregamos a la empresa de la vinificación para propósitos de generar una producción de los grandes vinos de calidad incuestionable, y sin duda, como lo ha constatado nuestro fundador, dichos vinos provienen de grandes y nobles viñedos. Y es que lo que estamos realizando en la actualidad, lo percibimos como la semilla que en el futuro rendirá los frutos que tanto anhelamos.