Nuestros viñedos

Nuestros
Viñedos


“Los viñedos de Casa Baloyán gozan de su propio micro clima privado"-Chris Corley.”

Contamos con patrones de viento de características únicas, nuestro propio suministro de agua y nuestra tierra, cada detalle, un factor clave para la creación de nuestro vino.

Toda nuestra uva es proveniente de clones que cuentan con certificación de origen francés

Empezando por el cuidado de la vid hasta su cosecha, el trabajo y el análisis puesto en la vinificación es lo que nos distingue propiamente como productores y diseñadores de vinos de alta calidad.

Características


"Toda nuestra uva es proveniente de clones que cuentan con certificación de origen francés. Realizamos un trabajo minucioso para analizar el desarrollo de cada clon en nuestra tierra."

N uestros viñedos de Cabernet Sauvignon se plantan de acuerdo con los clones #337, #169, #191, #341, #6 y #8.


Los cultivos de Pinot Noir se encuentran en nuestro viñedo Duque de Lara y se trabajan de acuerdo con el clon #115.


El Malbec se encuentra plantado en los viñedos que trabajamos en las faldas de Sierra Blanca, y se cultiva de acuerdo con el clon #595, mientras que nuestro Syrah es con el clon #877.

El Cabernet Franc y el Petit Verdot que cultivamos también se encuentran plantados en los viñedos de Sierra Blanca, y se trabajan de acuerdo con los clones #214 y #400 respectivamente.


Los viñedos de nuestro Chardonnay se ubican en dos diferentes sitios vitivinícolas, y se plantan conforme al clon 96, mientras que nuestro único viñedo dedicado al Muscat se elabora con el clon #453.


Clones Franceses Certificados

La ruta del vino

La ruta
del Vino


El Valle de Guadalupe, localizado en el Estado de Baja California, está reconocido como la principal zona productora de vinos de calidad en México.


Ya desde hace varias décadas se le conoce como

‘La Ruta del Vino’.



Al pasar por Valle, apenas a unos 40 minutos del Océano Pacífico, serás testigo de los espectaculares viñedos, donde la historia y cultura se funden para crear experiencias sensoriales únicas.


El éxito del cultivo de las uvas vinateras en Valle de Guadalupe se atribuye al clima semidesértico de la Baja, además de las frías corrientes marinas; la confluencia de ambos factores deriva en el clima estilo Mediterráneo, que resulta ideal para la viticultura.


Fue el misionero dominico Félix Caballero quien en 1834 fundó la Misión De Nuestra Señora de Guadalupe del Norte, una de cuyas principales actividades era precisamente la producción de vino. Con el tiempo las pequeñas vinaterías quedaron en el abandono al tomar el Gobierno Mexicano la determinación de expropiar las tierras de la Iglesia Católica; no fue sino hasta el año 1888 que se estableció la primera vinatería a gran escala.

A principios del Siglo XIX se suscitó un considerable influjo de inmigrantes rusos que huían de su país de origen escapando del reclutamiento militar, y se asentaron en el pacífico y sereno Valle de Guadalupe. Procedieron a adquirir tierras y comenzaron a cosechar uva para propósitos de elaboración de vino.


Así pues, el Valle de Guadalupe es un sitio de gran belleza y adorables paisajes, sus vinos un arte, y su encanto de viejo mundo ciertamente cautivante. Sin duda alguna, la Ruta del Vino es una experiencia única.